miércoles, 28 de septiembre de 2011

Conversaciones nada incómodas con famosos latinoamericanos

"Es difícil ser todo lo informal que uno quisiera... pero se logró un ambiente distendido" "Todos han aprendido a levantarse después de una caída, todos entienden que la vida es un sube y baja"

Rondón afirma: "El problema básico es que se está haciendo televisión con miedo" ÁNGEL DE JESÚS
ÁNGEL RICARDO GÓMEZ , CÉSAR MIGUEL RONDÓN , COMUNICADOR |  EL UNIVERSAL
miércoles 28 de septiembre de 2011  12:00 AM
En Ellos que se conocen tanto, se vale de dos amigos que desvelan sus mundos entre sí, con él como confesor. En Conversaciones con César Miguel Rondón, es el entrevistador clásico, aunque se propone algo más fresco y ligero. El 11 de octubre inicia la primera temporada de esta producción del canal Bio, que tendrá en el banquillo a personalidades del espectáculo como Carlos Baute, Oscar D'León, Elvis Crespo, Luis Fonsi, Gilberto Santa Rosa, Franco de Vita y Don Francisco.

"Es difícil ser todo lo informal que uno quisiera cuando hay cámaras por delante, pero creo que se logró un ambiente muy distendido, jovial, con mucha camaradería", contó Rondón, quien ya había fungido de presentador de biografías especiales en el prime time del canal por suscripción.

Durante media hora de televisión -aunque llegó a tener conversaciones de más de 90 minutos- entrevistador y entrevistado hablan frente a frente de temas que van surgiendo sobre la marcha, entre planos, contraplanos y tomas generales de ambos. No hay inserts de imágenes fijas ni videos de los invitados.

"Nada tiene que ver Oscar D'León con Franco de Vita o Don Francisco, pero tienen muchas cosas en común. Me llamó la atención que todos, desde muy temprano en su vida, sabían qué iban a hacer. Esa noción de perseverancia es tan interesante. Todos, en medio de sus diferencias, han aprendido a levantarse después de una caída, todos entienden que la vida es como una especie de sube y baja, y todos han aprendido que en las caídas es cuando más aprenden", comentó Rondón.

Nada de preguntas incómodas para los invitados. No escudriña el anfitrión en el incidente de la prueba de ADN solicitada a Don Francisco por un presunto hijo ni en el episodio de Elvis Crespo masturbándose en un avión. "Esos temas van más al chisme, son de la vida privada y yo no creo que la vida de una persona se decida o se determine por un incidente".

César Miguel Rondón confiesa que la prioridad era ir con la menor cantidad de información posible a la conversación. "A algunos los conocía, en cuyos casos no llevaba nada; y en los casos de los que no conocía, apenas buscaba una o dos referencias, de manera de saber exactamente quién era. Pero en todo caso lo más importante es que siempre llegué a las entrevistas con las manos vacías. La única manera de irse con las manos llenas es llegar con las manos vacías".

Rondón marca distancia de Los imposibles de Leonardo Padrón. "Más que una entrevista, él hace toda una radiografía del invitado, para eso él busca argumentos, tiene secciones, porque lo que él está buscando es un personaje, así lo asume y lo logra. Sus entrevistados son personajes y él los delinea como tal; los míos son unas personas", aclara.

"Escribí un proyecto muy bueno y estamos tratando de ver si se concreta, tengo otras dos ideas en el ámbito editorial, y un proyecto para televisión", adelanta en torno de sus planes futuros, quien es el presentador de la próxima novela de Alberto Barrera Tyszka, Rating. "¡Es un novelón! Obligatoria para los que les interesan la televisión y la literatura. Es la primera novela que se hace a propósito del mundo de la televisión", señaló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada