miércoles, 28 de septiembre de 2011

Mari Montes escribió sobre Lucía, una pelota de béisbol

Su primer libro de cuentos para niños está ya a la venta en las librerías

El libro "Lucía: la pelota que quería llegar al Salón de la Fama" tiene un costo de 48 BsF CORTESÍA MARI MONTES
DUBRASKA FALCÓN |  EL UNIVERSAL
miércoles 28 de septiembre de 2011  12:00 AM
Fue por pura casualidad que la periodista y locutora Mari Montes terminó publicando un libro para niños sobre béisbol. Una actividad que hasta hace dos semana solamente conocían sus hijos, quienes escuchaban los cuentos que su mamá le escribía para explicarle el deporte que ha hecho famoso a Oswaldo Guillen y Omar Vizquel.

"Venía pasando por un estadio de béisbol menor, llovía, y por pura casualidad vi muchas pelotas en el techo de una de las casas que estaba cerca del recinto, y dije: 'Esas pelotas fueron un jonrón, pero se quedaron ahí. Nadie las fue a buscar... ¿Qué quisiera ser yo si fuera una pelota?, ¿Un jonrón?", recuerda la periodista.

Así fue como nacieron las 64 páginas del libro Lucía: la pelota que quería llegar al Salón de la Fama, lanzado por Ediciones B, y que incluye unas palabras del grandeliga Omar Vizquel.

Mari Montes investigó cómo se hacían las pelotas, el material que se utilizaba, así como cuáles eran las pelotas que iban a las Grandes Ligas. Con la información recabada, la columnista de El Universal, comenzó a crear una historia que transcurre en la temporada del año 1998.

"En ese año se generaron muchos jonrones. Estaba la pelea Mark McGwire-Sammy Sosa por el récord de cuadrangulares que mantenía Roger Maris con 61 jonrones. Además, para mí como fanática también ocurrió un hecho sumamente importante que quise reflejar", dice sin querer revelar lo que ha quedado impreso en el libro.

Para la narración del cuento, Montes quería primero transmitirle un mensaje a los niños. "Lucía es una pelota engreída. ¡Cómo no serlo si en todos los juegos existe la regla de que si quitas los ojos a la pelota pierdes! Veo con preocupación la popularidad que deben tener los niños", asegura.

Y segundo, la locutora decidió bautizar la pelota con el nombre de la pequeña hija que perdió: Lucía. "No solo quería recordarla, sino que fue el primer nombre que se me vino a la cabeza. Es mi nombre favorito. Es luz", dice del libro que fue ilustrado por Eduardo Sanabria (Edo), que cuesta 48 BsF, y que ya está a la venta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada